Esta unidad curricular inicia el proceso de indagación de las prácticas docentes, en tanto prácticas educativas y sociales hisrtoricamente  determinadas. Implica el trabajo en torno al conocimiento y a los contenidos culturales seleccionados como valiosos a los fines de su transmisión que deben ser incorporados en propuestas curriculares.

Se propone la deconstrucción analítica y la reconstrucción de experiencias educativas que permitan el análisis que atraviesa a las prácticas implicando trayectorias personales y sociales.

Se propone una reconstrucción y reflexión de la bibliografía escolar, a través de narrativas y documentación pedagógica que inciden en la construcción de la identidad profesional.   A demás se realizará un acercamiento a los distintos contextos sociales y culturales, en procura de indagar las diversas formas de expresión de lo educativo, más allá de la escuela.